Si incorporar los avances tecnológicos a la educación va a mejorar la productividad y la eficiencia en el aula, entonces es necesario considerar replantear los procesos de aprendizaje tradicionales, así como también crear interés en los niños y adolescentes en actividades académicas para garantizar los objetivos educativos. El uso de tecnologías como tablets, programas interactivos y el internet por supuesto, supone un cambio en el papel de las herramientas didácticas a un protagonismo inevitable. Si bien los jóvenes son nativos digitales (población que nació después de la invención del internet) es necesario estudiar el impacto y los beneficios que tiene la web en el proceso de aprendizaje.

De hecho, la tecnología en la educación no es para nada nueva. Los profesores llevan años utilizando herramientas como calculadoras, impresoras, computadoras, proyectores y pantallas de contenidos multimedia, etc, en distintas actividades académicas. Sin embargo, ninguna de ellas era tan avanzada como los modernos recursos tecnológicos que rodean la vida educativa, como las aulas virtuales, los recursos en la web para hacer trabajos escolares, aplicaciones etc. O las diseñadas para formación afuera de las aulas, como las clases asistidas por internet, cursos en línea y educación a distancia.

¿Estamos ante una verdadera introducción de la tecnología en la educación, o solamente es el mejoramiento de las herramientas didácticas a los procesos académicos?

 

Si deseas conocer más de este tema, envíanos un correo electrónico: contacto@colegiobiculturalgenesis.com.mx